Thursday, June 21, 2007

Mis indispensables en el norte


Con este post doy comienzo a una serie que girara en torno al mismo tema. La idea es hacer mi listado personal de servicios, productos o cosas propias de los 'iunaitesteis' que despues de un año por aqui ya me resultan indispensables. Vale aclarar que me siguen gustando el mate y las tortas fritas, pero hay que reconocer que ciertas cosas cuando estas por aca de viaje ni te llaman la atencion, pero al vivir un tiempo pasan a formar parte de tu vida.

El primer capitulo corresponde a Starbucks, la cadena de cafes que nacio en Seattle y ahora esta por todos lados. Las veces que lo habia probado antes me habia parecido una yanquilandiada mas. Ni comparacion con los cortados argentos!. De arraque ya te confunden con mil variedades frias, tibias, calientes, con hielo, con canela, con naranja, inventos que no sabes ni que son. Para peor te dan vasos de plastico en lugar de pocillos. La conclusion inmediata es que 'a los gringos les encanta esto porque nunca en su puta vida probaron un cortadito en La Biela'. Craso error.

Ahora no puedo estar un dia sin tomarme mi 'tall latte' , donde 'tall' hace referencia al tamaño medio del vaso y 'latte' al cortado muy liviano. Empezas probando con timidez y no hay vuelta atras, es la magia de Starbucks. Que me gusta tanto? El cafe es buenisimo, nunca quemado y con rico gusto. Los vasos de plastico son un invento genial. El cafe dura un rato calentito y descubri que es muy lindo ir por la calle charlando mientras te lo tomas. Tiene hasta un componente estetico agradable, de la misma forma que lo tiene la cerveza en la barra de un bar. Si preferis quedarte tomando en el local, en general escuchas buen jazz, te sentas en sillones mullidos que invitan a la lectura si hay tiempo. Los empleados siempre te atienden bien, si vas seguido te saludan y hasta te regalan cafes. Te sentis en tu casa. Lo unico criticable es que hay wifi pero no es libre, tenes que estar subscripto a los hot spots de T-Mobile.

Al principio pensaba que Starbucks nunca funcionaria en Argentina porque si tenemos buenos cafes, para que queremos entonces 200 variedades? Algo asi me paso cuando vinieron los cines Village. Para que 15 salas de cine juntas? Pero asi como el Village cambio la manera de ir al cine, la hizo menos programada y mas social, creo que Starbucks te cambia la manera de tomar cafe. Ahora creo que en Argentina este concepto seria un exito total.

2 comments:

Leandro Vetcher said...

http://www.youtube.com/watch?v=y__ZDevLq28

Aguilucho said...

Concuerdo con lo del Village: "menos programada y más social". Lo que no me parece es que eso sea bueno. Ahora uno va al cine no importa a ver qué. Eso se traduce en que uno termina viendo cualquier cosa, total no importa. Antes uno pensaba en la película, en el director, conocía una trayectoria, se preocupaba por una estética, un tema. Y después quizás, discutía sobre lo que vio. Ahora da igual. Total, no fui al cine a ver una película, simplemente fui al cine.