Thursday, July 06, 2006

Criticar todo


El Cow Parade es un buenísimo evento filatrópico y artístico que se desarrolla en varias ciudades del mundo. Consiste básicamente en vacas de fibra de vidrio donde artistas seleccionados pintan y moldean su proyecto artístico. La vacas se exhiben al público gratuitamente (en el caso de Buenos Aires estaban diseminadas en Puerto Madero) para luego subastarse a beneficio de entidades de bien público. Tuve la oportunidad de ver dos exposiciones, la de Buenos Aires y la de Boston, y me parecieron ambas espectaculares.
Lo que me sorprendió fue que el MIJD de Raúl Castells, frente a su comedor de Puerto Madero, colocara una vaca de "protesta" contra la muestra. El argumento: cada vaca cuesta 9000 pesos que se debieran invertir de otra forma, por ejemplo en ayuda al comedor comunitario. Para mi esto demuestra dos cosas:
1) Confusión del rol que juegan las empresas y el estado. Los sponsors que pusieron la plata para la muestra son empresas privadas. Bienvenidas inversiones con alguna cuota de responsabilidad social, pero nunca puede esperarse que esto suplante el rol social del estado.
2) A veces me parece que con ciertas protestas, las organizaciones expresan más un estado de enojo generalizado que propuesas generadoras de riqueza social.

2 comments:

mari said...

Su argumento nada vale, sin embargo, lo más emocionante del arte es como logra narrar la historia a través de las imágenes. Entonces, esa vaca existe justamente por lo poco original que nos resulta.

Luciano Tourn said...

Creo que la expresión artística de esta protesta sin sentido es lo mejor que ella nos aporta.