Friday, July 21, 2006

Fumar


Los últimos estudios son conluyentes: no existe ningún nivel de exposición al humo del cigarrillo que sea seguro. Como el humo que explusa el fumador es mucho más nocivo que el que se inhala directamente desde el cigarrillo, unos 6000 no fumadores mueren por año en Argentina a causa de esta exposición no deseada. Podría decirse que fuman contra su voluntad. En este contexto Rosario fue una de las primeras ciudades del pais donde entro en vigencia la ley antitabaco. El resultado: rotundo fracaso, con un 10% de acatamiento.

"Esta es una ley pelotuda porque es incumplible", se escuchaba en los bares rosarinos. Me imagino que si no dejar fumar en lugares cerrados es "incumplible", que nos queda para medidas más complejas de combate de adicciones, relacionadas al tráfico de drogas, a restricciones a la publicidad de tabaco, etc. Ni pensarlo, que ingenuidad!

Otros dijeron que es discriminatoria, que tiene que haber bares para fumadores y gente que tolere el humo a conciencia. No debería preocuparnos más que las personas que trabajan en estos ambientes cerrados (mozos, cocineros, etc) tengan que inmolarse aceptando aspirar el humo de los clientes? Y no me digan que tienen la opción de no trabajar...

2 comments:

Pali said...

Estimado Luciano, creo que el tema va más lejos del humo y sus factores de riesgo.
Creo que la raiz del problema está en que la sociedad eseña reglas pero nadie educa sobre los fundamentos de la libre convivencia.
Me place fumar y si en un bar nos juntamos todos debajo de una nube no debería haber problema, de lo contrario sería igual de válido que el estado promulgue una ley donde todos estemos obligados a correr 10 kms por día por nuestro propio bien. Por favor, miremos más allá y defendamos la buena libertad de todos.

Luciano Tourn said...

Que fumar es un placer no tengo dudas, sé que tomar una cerveza con amigos en El Cairo o el Olimpo y no acopañarlo con un puchito no es lo mismo, se pierde parte del disfrute.
Eso está claro, sino todo el mundo dejaría de fumar porque hace mal. El problema es que este hábito afecta al resto (y seriamente segun los médicos), y hacer lo que uno quiera sin afectar a los demas está en la base de la libre convivencia que mencionás. No creo que tenga que haber un gran hermano que te haga correr si no querés, para nada. Ni que te haga abandonar el placer de fumar.
Creo que defender la libertad de elección es fundamental. Justamente por eso estoy en contra de hacer fumar el humo al que no quiere.